La dieta en la hepatitis

Enlace Patrocinado

La dieta en la hepatitis es parte fundamental en conjunto con el reposo en cama como tratamiento de la A, ya que para esta variabilidad no existe un medicamento que la cure sino solamente que alivie sus síntomas.
¿Qué alimentos no debe ingerir un enfermo de hepatitis? Nunca se deben ingerir bebidas alcohólicas, ya que ésas dañan las células hepáticas y la cirrosis será una consecuencia de su ingesta.
También el enfermo debe cuidarse de los alimentos que aportan grasas, ya que el hígado debe esforzarse para su disolución y por ende a una mayor producción de bilis. También debe evitar las bebidas gaseosas.
Debe reducir la ingesta de leche y todos los derivados lácteos por el mismo motivo que debe reducir el consumo de grasas, es decir porque obliga a un esfuerzo del hígado.
Ricos en grasas también son los productos de bollería, por lo cual tampoco se recomienda su consumo.
La dieta en la hepatitis

Asimismo debe evitar el consumo de los alimentos precocidos y las frituras, ya que se requiere que durante la enfermedad se reduzca el consumo de alimentos con alto tenor de sodio.
Ahora bien ¿qué alimentos debe incorporar en la dieta en la hepatitis?
Debido a que debe evitar los alimentos ricos en grasas animales se requiere su sustitución por los alimentos vegetales, las legumbres, los cereales integrales, los frutos secos son buenos alimentos para una persona con estar enfermedad, pues necesita consumir alimentos que aporten proteínas pero que no sean de origen animal.
Especialmente se recomiendan las alcachofas, el ajo, la cebolla, la pera y la manzana como fundamentales en la dieta.
Otros como la avena, el melocotón, el plátano, el mango, la lechuga, el pepino, la achicoria, las coles, los espárragos, la piña e inclusive la cebolla y el ajo son todas plantas ricas en arginina, una sustancia presente en estos vegetales y aconsejados para su dieta.
Las uvas, las espinacas, las patatas, las ciruelas, los albaricoques, las zanahorias, el melón, la calabaza, la mandarina, la naranja, el limón, los pimientos, cebollas y ajo son alimentos ricos en vitamina C y por ende indicados para ser consumidos.
Las fresas, peras y aceituna son también indicados dada la presencia de catequizas que favorecen durante la enfermedad.
Las uvas, las peras y el té verde son ricos en epicatequinas también favorables y aptos para su consumo.
El maíz, las espinacas, las patatas, las judías verdes y los ajos son indicados debido a que se tata de plantas ricas en glutation.
En líneas generales todos los alimentos que son ricos en antioxidantes son los indicados, ya que se trata de sustancias que combaten los radicales libres.
En el caso de consumir leche y sus derivados lácteos preferir los desnatados o semidesnatados debido a la necesidad de reducción de grasas.
Como alimentos de origen animal y ricos en proteínas es posible el consumo de huevos y en cuanto al consumo de aceite es recomendable consumir el aceite de oliva.
Los alimentos dulces deben evitarse y en el caso de consumirlos preferir las comidas dulces caseras ya que de este modo se reduce el agregado de grasas. Para endulzar las infusiones se recomienda la miel.
Por ejemplo el desayuno puede constar de un té, café y/o un jugo de naranja junto a una tostada de pan integral untada con una cucharadita de mermelada Light y un vaso de leche desnatada con cereales.
El almuerzo puede constar de una porción de pollo asado sin piel junto con patatas cocidas o asadas junto con una porción de arroz blanco con ajo rehogado y una ensalada, una rebanada de pan integral y un plátano.
En la merienda una leche desnatada con galletas integrales.
En la cena unas alcachofas cocidas al horno con una rebanada de pan integral y una manzana con ejemplo de la dieta de la hepatitis.

Speak Your Mind

*