Prevención de la hepatitis

Enlace Patrocinado

Con medidas fáciles es posible hacer una prevención de la hepatitis, medidas de higiene para llevar a cabo por ejemplo enseñando a los niños, jóvenes y a adultos a respetar el lavado de manos con agua y jabón antes de la manipulación de los alimentos para elaborar las comidas diarias, comidas que deben ser muy bien cocinadas como así también el lavado de manos con agua y jabón después de ir al baño, el baño debe ser mantenido con extrema higiene todos los días lavando todos los sanitarios con agua y jabón o un detergente especial desinfectante y además cambiar las toallas para mantenerlas en uso siempre limpias, beber solamente agua potable o mineral y en los sitios en los que se adolece de agua potable será necesario hervir y purificar el agua antes de su consumo cotidiano.
Otra forma esencial para la prevención de la hepatitis A es a través de la vacunación en niños de 2 años de edad, luego entre los 2 y 18 años los niños deben recibir tres dosis de vacunación cada año, tanto los jóvenes como los adultos también deben recibir entre dos a tres dosis de la vacuna entre los 6 y 12 meses.
Prevención de la hepatitis

En cuanto a la prevención para la hepatitis B se debe aplicar una dosis inicial, luego otra dosis de la misma vacuna al mes de haber aplicado la dosis inicial y otra más a los seis meses.
Para prevenir la hepatitis B, los adultos deben recibir una dosis inicial y luego recibirán otra dosis a los seis meses y una nueva dosis a los 12 meses. Contra la hepatitis C hoy en día no existe posibilidad de prevención a partir de la vacunación.
Asimismo para la A y B actualmente existe la posibilidad de una vacuna combinada contra ambos virus con una dosis inicial, una segunda dosis al mes de la primera y otra dosis a los seis meses.
¿Quiénes deben recibir la vacuna contra la hepatitis A por recomendación? Existe un grupo de riesgo que debe recibir esta vacuna por ejemplo las personas que viajan a países en desarrollo, las que mantienen relaciones sexuales con múltiples parejas, las que suelen inyectarse drogas, las que trabajan en guarderías, las que tienen contacto con agua no potable, los médicos y los paramédicos y las que mantienen contacto con personas con hemofilia debido al alto riesgo de adquirir una hepatitis A, con su consecuente fisiopatología
En cuanto a la B deben ser vacunados los bebés recién nacidos, las personas que padecen de una enfermedad renal, las que son portadoras del virus VIH, las que padecen de una hepatitis crónica, las que se inyectan drogas, las que mantienen relaciones sexuales con múltiples parejas y las que mantienen o mantuvieron contacto con portadores de VIH.
Por lo tanto como forma de prevención de la hepatitis además de mantener una buena higiene personal y del hogar también es preciso prestar atención a no ingerir agua en lugares donde no exista la seguridad de estar bebiendo agua potable, al mantener relaciones sexuales siempre usar una protección, evitar las intervenciones quirúrgicas innecesarias, controlar el material con el que se efectúan los tatuajes y los piercings en el caso de optar por ellos y los toxicomaníacos debe evitar compartir jeringas y agujas como prevención de la hepatitis .

Trackbacks

Speak Your Mind

*